Incapacidad Permanente por Depresión

¿Puedo solicitar una incapacidad permanente por Depresión?

La Depresión es una de las enfermedades más comunes en la actualidad como incapacitantes para trabajar.

Como abogados especialistas en Seguridad Social, son muchos los clientes que vienen a nuestro despacho con una Depresión preguntando si tienen derecho a una incapacidad permanente (IP) y qué tienen que hacer. En este artículo explicaremos los pasos que deben seguirse y las distintas incapacidades que pueden reconocerse a un sujeto que sufra esta enfermedad en alguna de sus múltiples versiones.

Primer paso, la incapacidad temporal.

Para que a una persona se le reconozca una depresión como incapacidad permanente, es necesario que previamente se hayan agotado las posibilidades terapéuticas, o cuanto menos el plazo máximo de incapacidad temporal.

La duración máxima de la incapacidad temporal es de 365 días, más otros 180 en los que el seguimiento de la enfermedad pasa a realizarlo el INSS. Durante este tiempo, el sujeto que sufre una depresión estará a tratamiento y se le realizará un seguimiento por los especialistas correspondientes para determinar si puede recuperarse, o si la enfermedad se estanca o empeora.

Debemos reparar en que a diferencia de otras enfermedades, la Depresión siempre será susceptible de una hipotética mejoría, por lo que el agotamiento de los 545 días de incapacidad temporal será requisito casi seguro para el reconocimiento de la incapacidad permanente (IP).

El reconocimiento de la incapacidad permanente.

Agotados los 545 días, el Equipo de Valoración de Incapacidades del INSS pasará a examinar al paciente, y determinará que la Depresión es constitutiva de incapacidad permanente si la enfermedad no ha remitido, tiene la gravedad suficiente para incapacitarle para trabajar a pesar de la medicación que tenga recetada, y no se prevé una posibilidad de mejoría a corto plazo.

En una enfermedad como la Depresión no es extraño que el INSS, en vez de proceder al reconocimiento de la IP, tras los 545 días de incapacidad temporal, proceda a hacer uso de un plazo extraordinario de 180 días más del que dispone para evaluar si reconoce o no la IP al sujeto, y en qué grado.

La Depresión como Incapacidad Permanente Total.

Tras los 545 días de la incapacidad temporal, más en su caso los 180 días de plazo prórroga, puede que el INSS reconozca al paciente una incapacidad permanente total. Esta calificación es la más común cuando se reconoce por primera vez la IP por Depresión, especialmente si no va unida a otras enfermedades concurrentes.

Un caso real de nuestro despacho es el reconocimiento de la IP total por: «Trastorno Depresivo Atípico. Tumoración fibroadiposa epidural. Exéresis. No agotadas las posibilidades terapéuticas».

En el caso de las depresiones, tras el reconocimiento de la IP, suele establecerse una revisión a los 6 meses o un año, pudiendo llegar hasta los 2 años, aunque no es normal que se espere tanto tiempo para la revisión.

La Depresión como Incapacidad Permanente Absoluta.

La calificación de la enfermedad como IP absoluta suele venir precedida de la IP total y de varias revisiones, tras las cuales se tendrá  determinar que se han agotado las posibilidades terapéuticas y se ha cronificado la enfermedad, así como que el estado de la enfermedad  impide al paciente realizar cualquier faena o trabajo con un mínimo de profesionalidad, rendimiento y eficacia durante la jornada laboral, sujetándose a un horario y en interrelación con los quehaceres de otros compañeros.

En el caso de la Depresión estas notas las reúne de forma prototípica la Depresión Mayor de intensidad Grave y  Crónica. Por debajo este cuadro clínico, se va volviendo más difícil que el INSS reconozca una IP Absoluta, aunque habrá que ver el caso concreto, quedando siempre abierta la vía judicial en caso de disconformidad.

Si desean más información sobre la Depresión como circunstancia invalidante, pueden ponerse en contacto con nosotros a través de la dirección de correo electrónico o el número de teléfono que encontrarán en nuestra web www.lorenbustoabogados.com .

Francisco Lorente Blanco, socio director de Lorente Busto Abogados A Coruña, Pontevedra y Valladolid, experto en Derecho Laboral y Seguridad Social.

 

By | 2018-04-26T09:48:58+00:00 abril 26th, 2018|seguridad social, social, Uncategorized|0 Comments

Leave A Comment