Reducción de jornada y Elección de Turno

Qué es la Reducción por Guarda Legal

El artículo 37.6 del Estatuto de los Trabajadores prevé que los trabajadores que cuiden a determinadas personas, y ello no constituya una actividad retribuida, tendrán derecho a una reducción de su jornada diaria de trabajo entre un octavo y la mitad de la duración de aquella, reduciéndose proporcionalmente su salario.

¿Qué personas dan derecho a la reducción?

Menores de 12 años bajo la guarda legal del trabajador.

Personas con discapacidad bajo la guarda legal del trabajador.

Familiares hasta segundo grado de afinidad o consanguinidad del trabajador que no puedan valerse por sí mismos.

Los menores a cargo que con cáncer o enfermedad grave requieran un cuidado directo (no estableciéndose un máximo de reducción de jornada en este caso concreto).

¿Quién decide la concreción horaria de la reducción de jornada?

El Estatuto prevé que será el trabajador o trabajadora solicitante el que decidirá la concreción horaria y determinación del periodo de disfrute de la reducción, dentro de su jornada diaria, si bien los convenios colectivos podrán establecer criterios para la concreción horaria.

En caso de discrepancias con la empresa, se resolverán ante los Juzgados de lo Social. Si bien, cuando la reducción se solicite dentro del turno del trabajador, y en todos los días en los que venía prestando servicios, su concesión no debería plantear problemas. Por contra, hay una serie de supuestos donde puede haber conflictividad en la interpretación que se hace de la ley. Nos referimos a la reducción de jornada por guarda legal en la que se pretenda un cambio de turno o que implique no prestar servicios en determinados días.

¿Es posible solicitar una reducción que implique cambio de turno y no prestar servicios todos los días?

Criterio mantenido en un principio:

La actual redacción dada al artículo 37.6 ET, que habla de reducción de la jornada diaria de trabajo, llevó a que en un principio se considerase que por reducción de la jornada diaria había que entender la de todos los días que se viniesen prestando servicios. También implicaría que debía solicitarse manteniendo el turno de trabajo que se viniera realizando.

Es decir:, si un trabajador venía prestando servicios en jornada partida de lunes a viernes , no podía ni dejar de trabajar los lunes, ni tampoco por las tardes.

Criterio actual:

Este criterio se ha relajado, y actualmente algunos Tribunales Superiores de Justicia, sí permiten este tipo de adaptación horaria. En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, en su sentencia de 9 de octubre de 2017 falla a favor de un trabajador que solicitó una reducción de jornada que implicaba también un cambio de turno. El TSJ razonó que incluso cuando la reducción de jornada comporte una modificación del sistema de turnos, o del número de días de prestación de servicios, han de ponderarse las circunstancias concurrentes desde una perspectiva constitucional, valorando en especial la afectación de los arts. 14 y 39 CE, a los efectos de resolver el litigio y las dudas interpretativas que puedan plantearse respecto de los preceptos legales o convencionales a aplicar.

Por tanto, siempre que se pretenda una modificación de turnos o de días en los que se presta servicios, será fundamental el acreditar los motivos para ello. Podrán ser circunstancias clave: los horarios del otro cónyuge, la existencia de otras personas que puedan hacerse cargo, o los horarios del colegio del menor que motiva la reducción. Cada caso deberá ser estudiado de forma individual, ya que hablamos de circunstancias personales no extrapolables de unos trabajadores a otros.

Francisco Lorente Blanco, abogado especialista en laboral y seguridad social, A Coruña, Pontevedra y Valladolid. www.lorentebustoabogados.com .

By | 2018-09-03T12:12:49+00:00 septiembre 11th, 2018|condiciones de trabajo, jornada, laboral, trabajadores, Uncategorized|0 Comments

Leave A Comment