Tipos de Pensiones de Jubilación

¿Qué es la jubilación?

Es aquella situación en la que una persona, por la edad que tiene, puede acceder a percibir una cantidad económica de forma mensual (pensión de jubilación), que será abonada por el organismo público correspondiente.

¿Hay que haber sido trabajador para poder acceder a la pensión de jubilación?

No. Existe una modalidad contributiva de jubilación para aquellas personas que cumplan una serie de requisitos de edad y años de cotización, sin embargo, también existe una modalidad de jubilación denominada no contributiva para aquellas personas que alcanzada una determinada edad, acrediten la inexistencia de ingresos suficientes, aún cuando no hayan trabajado nunca.

¿Cuántos tipo de jubilación contributiva hay?

Son muy numerosos, además se trata de una materia susceptible de numerosas modificaciones por lo que en cada momento habrá que examinar las opciones existentes. En diciembre de 2017 existían las siguientes fórmulas:

I. La jubilación ordinaria

Pueden acceder a ella las personas incluidas en el Régimen General que estando de alta o en situación asimilada cumplan los requisitos de edad y periodo mínimo de jubilación legalmente establecidos.

Las edades serán 67 años, o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización, si bien estas edades están entrando en vigor de forma gradual desde 2013 de acuerdo con el cuadro aprobado por el Ministerio de Empleo.

II. La jubilación anticipada por razón del grupo o actividad profesional

La edad ordinaria de jubilación puede ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales, cuyos trabajos sean especialmente peligrosos, penosos o tóxicos, siempre que se acredite el mínimo de actividad establecido para cada actividad y se cumplan los más requisitos establecidos con carácter general para acceder a la jubilación ordinaria.

III. Jubilación anticipada de trabajadores con discapacidad

La edad ordinaria de jubilación podrá ser reducida mediante coeficientes reductores para los trabajadores que tengan una discapacidad del 45%, o del 65%. En el primer caso, debe tratarse de las discapacidades reglamentariamente establecidas que con carácter general implican una reducción de la esperanza de vida.

IV. Jubilación anticipada por tener la condición de mutualista

Aquellos trabajadores que perteneciendo a determinados sectores, tuvieran la condición de mutualista con anterioridad a las fechas establecidas en cada caso, podrán acceder a la jubilación a partir de los 60 años, mediante la aplicación de unos coeficientes reductores.

V. Jubilación anticipada sin ser mutualista

Prevista para trabajadores que estén comprendidos en la disposición transitoria cuarta, apartado 5 LGSS.

Podrán acceder a la jubilación anticipada a los 61 años, siempre que acrediten 30 años de cotización efectiva, de los cuales 2 estarán comprendidos en los 15 años anteriores al hecho causante o al momento en que cesó la obligación de cotizar.

VI. Jubilación anticipada por cese no voluntario en el trabajo

Se exige tener una edad inferior en cuatro años, como máximo, a la que en cada caso resulte de aplicación.

Deberá estar inscrito como demandante de empleo durante 6 meses, acreditar una cotización mínimo la de 33 años, y que el cese sea consecuencia de una extinción por voluntad del empresario como consecuencia de una reestructuración empresarial.

VII. Jubilación anticipada por voluntad del trabajador

Se exige tener una edad inferior en 2 años, como máximo a la que legalmente corresponda, y acreditar un periodo de cotización efectiva de 35 años

VIII. Jubilación flexible

Es aquella situación en la que un pensionista decide compatibilizar su pensión, con un contrato a tiempo parcial, dentro de los límites establecidos legalmente, con la consiguiente minoración proporcional de su pensión.

IX. Jubilación parcial

Se trata de aquella situación en la que un trabajador, con 60 años o más, decide acceder a la jubilación compatibilizándolo con el trabajo que realiza, viendo reducida su jornada en forma proporcional a la pensión que se le reconoce. Puede depender, o no, de la celebración de un contrato de relevo por parte de su empresa.

X. Jubilación especial a los 64 años

Medida de fomento del empleo que permite bajar a los 64 años la edad de jubilación, con los mismos derechos económicos que si tuviera la edad ordinaria de jubilación.

Esta medida despareció en 2013, si bien sigue vigente para los que estén comprendidos en  la disposición final 12.2. Ley 27/2011, de 1 de agosto.

 

Como puede comprobarse, son muchos los tipos diferentes de jubilación existentes en nuestro ordenamiento jurídico, cada uno con sus requisitos específicos, por ello, aunque en esta entrada demos unas nociones generales de cada clase de jubilación, resulta recomendable acudir a un especialista en Seguridad Social para conocer a qué formulas tenemos acceso en cada momento, y qué consecuencias tendría sobre la cuantía de la pensión resultante.

 

Francisco Lorente Blanco, laboralista y experto en Seguridad Social, socio director del despacho Lorente Busto Abogados, con sedes en A Coruña, Pontevedra y Valladolid. Visítenos en www.lorentebustoabogados.com .

By | 2018-06-07T10:34:05+00:00 junio 7th, 2018|pensionistas, seguridad social, social|0 Comments

Leave A Comment